Recomendaciones para perder peso después de los excesos navideños.

Parece que ya queda lejos la Navidad y sin embargo aún están visibles en nuestro cuerpo la consecuencia de los excesos. Con la llegada del año nuevo, uno de los propósitos más habituales es querer perder esos kilos  que nos sobran.

Es muy tentador elegir opciones que nos ofrezcan la pérdida de peso en poco tiempo pero  las pérdidas de peso muy rápidas (como aquellas que prometen las dietas milagro) tienen asegurado el efecto rebote. Esto se debe a dos factores:

  1. Estas dietas no nos enseñan a mejorar nuestros hábitos a la hora de comer. En cuanto dejemos la dieta y volvamos a comer como antes, recuperaremos de forma rápida todos los kilos que habíamos perdido.
  2. Cuando se pierde peso muy rápido, principalmente perdemos masa muscular y agua y  no bajamos la grasa, que es lo realmente peligroso del sobrepeso.

En España engordamos de media unos 3- 4 kg en la época navideña. Si tenemos en cuenta que una pérdida de peso saludable oscila entre 0,5-1kg a la semana, bajar este incremento de 3-4kg de manera sana nos puede llevar entre 1 y 2 meses.

Si con el año nuevo solo necesitamos bajar los kilos de los excesos navideños, lo mejor es volver a una alimentación equilibrada,  lo que se ha de hacer reduciendo el consumo de dulces , eliminando alcohol y aumentando la ingesta de verduras, frutas y carnes con poca grasa ( por ejemplo, pavo, pollo o conejo); además de hacer ejercicio de manera habitual.

Por el contrario, si lo que queremos es bajar más de peso, lo mejor es consultar con un dietista-nutricionista que valorará nuestra situación personal y nos pautará una dieta adaptada.

A continuación os dejamos algunas sugerencias para perder peso:

  1. Para empezar el día: evita las galletas,  los cereales de desayuno y en general toda la bollería (casera o industrial). Así ahorraremos  mucho azúcar y grasa. Por ejemplo: un desayuno de tostadas de pan integral con tomate es estupendo.
  2. Es importante que todas tus comidas (almuerzo y cena) incluyan verduras. Por ejemplo: un almuerzo de pisto con un filete de pollo y una cena de alcachofas rehogadas con jamón.
  3. Para tomar de postre o para comer entre horas elige fruta de temporada o un lácteo desnatado. Recuerda que fruta y zumo no son lo mismo, prioriza siempre la fruta entera, te sentirás mas saciado.
  4. Si tienes ansiedad y tiendes a picotear, planifica bien las comidas y no dejes que pasen más de 3 horas entre una comida y la siguiente. Esto te ayudará a mantener los niveles de glucosa estables en sangre y evitará que acabes picando algo poco saludable.
  5. No consumas refrescos ni alcohol. Bebe agua.
  6. Si eres una persona que no hace ejercicio (y por ejercicio no sirve ir a la compra, ni hacer las tareas de la casa) la cantidad de hidratos de carbono que necesitas es menor que si eres una persona activa. Limita la pasta, el arroz, la patata y el pan (OJO, hemos dicho LIMITAR NO ELIMINAR). Te recomendamos que todos los cereales que tomes sean integrales.
  7. Incluye las legumbres en tu dieta, una vez por semana es suficiente si lo que buscas es bajar de peso.
  8. Haz ejercicio físico. Camina, corre, baila, patina, vete al gimnasio… escoge una actividad que te guste y ponte las pilas. Consejo: busca un compañero para hacer ejercicio, así os animáis mutuamente y no os resultará tan fácil abandonar.

Los niños y la Navidad

No debemos inculcar  a nuestros hijos la costumbre de coger peso en las fiestas. Hay que comer bien todo el año.  No le debemos enviar el mensaje de que es “normal” coger 4 kg en dos semanas porque total “es Navidad”.  Eso no significa renunciar a celebrar la Nochebuena o la Nochevieja, significa hacerlo con sentido común.

Enséñales a comer de manera mesurada sin que represente una tortura.  Controla sobre todo el consumo de dulces y de refrescos en las fiestas. A la hora de organizar las cenas o comidas en los días señalados, no olvides  incluir verduras o ensalada para las guarniciones y de beber ofréceles agua antes que un refresco azucarado.

En el caso de los niños, es más importante aún prevenir el sobrepeso que corregirlo a posteriori mediante una dieta de pérdida de peso. Estas dietas dirigidas a niños deben ser siempre establecidas y supervisadas por un médico y, dependiendo del caso, por un médico endocrino. Las dietas deben ser personalizadas a sus necesidades de desarrollo y crecimiento, no recomendándose dietas hipocalóricas estrictas sino el establecimiento de hábitos saludables. Si aún te queda turrón, mazapanes o polvorones, evita que estén a la vista y alcance de los niños. Recuerda que los cambios hacia hábitos saludables deben de trabajarse en familia.

Por último, sal con tus hijos a jugar, que los próximos regalos sean juguetes que los mantengan activos: una comba, una pelota, unos patines, una bici…

La actividad física es tan importante como la alimentación para mantenernos saludables.

Así que, ya sabes, a cuidar mucho la alimentación; los beneficios para la salud son increíbles.

Como dijo Hipócrates: “Que tu medicina sea tu alimento  y el alimento tu medicina”

¡¡Feliz 2015!!

Fani Dans – Diplomada en Nutrición Humana y Dietética (UCM).


En este artículo hemos hablado de:

  1. El efecto rebote de las dietas milagro.

  2. 8 recomendaciones para bajar de peso.

  3. Es mejor prevenir el sobrepeso en los niños que tener que corregirlo.


Deja un comentario

This site is protected by WP-CopyRightPro
A %d blogueros les gusta esto:
Registrado en Safe Creative